Merecido homenaje al Dr. Miguel Lisi, un médico con mayúsculas

El pasado 4 de abril El Concejo Deliberante de la Ciudad de Rafaela, declaró Rafaelino Distinguido, al Dr. MIGUEL OSCAR LISI. A los 86 años y habiendo cumplido  60 AÑOS como MEDICO, ejerce todavía la profesión como pediatra y alergista, rodeado por el cariño, respeto y admiración de todos qui

Tiene 86 años, cumplidos el último 29 de marzo, y sigue ejerciendo la medicina con la misma responsabilidad y cariño con que lo hizo a lo largo de 60 años de su vida, después de haberse graduado en la Universidad Nacional de Rosario y de especializarse en Pediatría. EL 4 de abril, próximo pasado el Dr. Miguel Oscar Lisi (Lito) tuvo un reconocimiento simple, merecido, sincero: el Concejo Municipal lo declaró "Rafaelino Distinguido",un honor que compartió con su familia en una sesión cargada de emociones,lágrimas y sentimientos de gratitud hacia un hombre de personalidad singular.

 

"Estoy viviendo un sueño", dijo el médico apenas recibido el reconocimiento, mientras la numerosa concurrencia que se hizo presente en la sala de sesiones para asistir a la ceremonia aplaudía de pie al receptor de tal distinción. El recinto estaba colmado no solo de sus amigos y familiares, si no de enfermeras, mucamas, secretarias,profesionales que habían trabajado junto a él en la EX –CLÍNICA DE NIÑOS y personas tanto de Tacural como de Rafaela y la región, los que alguna vez fueron sus pacientes.

 

Casado con Esperanza Diluca desde hace 60 años,padre de dos hijas, Gabriela y Silvina; el Dr. Lisi es abuelo de seis nietos,Ignacio, Nicolás y Victoria Seffino y Guillermo, Fernando y Catalina Wilson. Pero en realidad tiene cientos de hijos y nietos, como dice él: los pacientes a los que a lo largo de su vida atendió y atiende con profesionalismo y amor,algunos de los cuales ya son tan grandes que son abuelos ellos mismos.


Como tantos profesionales jóvenes, sus primeras armas las hizo en la zona.Apenas graduado, se instaló en Tacural, localidad donde llegó a fines del año 1958.Además fue presidente y fundador de la Cooperativa de servicios. En esa localidad se desempeñó como médico rural. Luego de 9 años ejerciendo en Tacural, volvió a desempeñarse como pediatra y se especializó en Alergia.


En 1982, junto con otros colegas fundó en Rafaela, la emblemática “CLÍNICA DE NIÑOS”, centro de referencia de derivación de pacientes de todo el centro norte de Santa Fe, ya que era la única institución que contaba con internación en Pediatría y Neonatología, la cual hoy todavía perdura, pero solamente con consultorios externos donde prestan servicios profesionales especialistas de todas las áreas pediátricas y donde siguen recibiendo atención innumerables niños y niñas,no sola de la ciudad sino de toda la Región.

 

El Dr. Lisi nunca se retiró de la profesión: en 2013, con 80 años, fue el primer profesional de Rafaela y zona, en recibir el título de Médico Especialista en Alergia e Inmunología Infantil, título que revalidó en 2019. Los concejales, al hacer el reconocimiento,caracterizaron al Dr. Lisi como "una persona honesta, trabajadora y responsable, con un gran sentido de la Justicia,lo que hizo de él un médico comprometido socialmente, que jamás deja un paciente sin atender, con o sin obra social, siguiendo cada caso particular estando siempre a disposición de quien lo necesite".

 

"Un sueño"

Todavía conmocionado por la distinción recibida, el Dr. Miguel Lisi dijo que "nunca imaginé un reconocimiento como éste.Es un sueño maravilloso el que estoy viviendo". Al hacer mención a su profesión, sostuvo que "siempre me gustó la Pediatría, me encantaba atender a los niños y ahora los siento a todos como mis nietos, incluso se los digo a los padres. Los quiero mucho, estudio para seguir actualizado y atenderlos con eficacia. Tengo 86 años, pero sigo estudiando y tratando de perfeccionarme, porque las técnicas avanzan, la medicina también y trato de hacer todo por ellos". Recordó también que "el otro día me encontré con una abuela, ya chiquita físicamente, me dice ‘Dr. Lisi, usted atendía a mi nene’. Le pregunté cuántos años tenía el nene: ¡60!. Debe haber sido uno de mis primeros pacientes, porque llevo 60 años de médico. Ahora los pacientes tienen 45 años o más". "Para ser médico hay que tener mucho cariño por la profesión, por el paciente. Actualizarse siempre, brindarse por la medicina", afirmó.

 

Cabe aclarar que el Dr. Lisi trabaja todos los días,atendiendo su consultorio de mañana y de tarde, permaneciendo hasta altas horas del día y no dejando a ningún paciente sin prestarle su atención. Solamente no lo hace los días viernes por la tarde ya que toma clases de informática con una profesora particular, como para estar aggiornado con las nuevas técnicas de computación y comunicación.

 

Anécdotas

Ante la presencia de gran cantidad medios periodísticos (gráficos, radiales, televisivos, etc.) el Dr. Lisi memoró varias anécdotas de sus tiempos de médico rural. El primer día, ya instalado con su esposa, escuchan  tremendos golpes en la puerta del consultorio, corren a atender y al abrirla se encuentra con quien……una vaca que se había desviado de la tropa que las llevaba al matadero, ya que era un paso obligado ese camino central por  donde ellos tenían su vivienda. O por ejemplo,cuando le trajeron un ternerito con todos los intestinos afuera, junto con el farmacéutico y con lo que tenían a mano realizaron una cirugía abdominal, resultando la misma un éxito ya que el peculiar paciente llegó a toro, sin ningún problema. También atendió monos de circo con gripe, lo que evidencia que no discriminaba a nadie y refleja su gran amor por los animales, ya que colabora con todas las entidades protectoras.

 

Un capítulo aparte merece cuando asistía partos en Tacural, en donde vivió una experiencia muy particular, la que fue publicada y presentada en un concurso llamado, “Anecdotario argentino de médicos rurales”,por lo cual recibió el primero premio.

 

Cuenta el Doctor, “Un domingo; justo pasaba la Primera Comunión mi hija; me llaman para asistir un parto en zona rural, fuimos hacia allá siempre con mi inseparable compañera, mi esposa. El chiquito nació bien, pero hubo un problema: corté el cordón y no venía la placenta. Así que pensé en que iba a tener que llevar a la madre al pueblo, ponerle anestesia general, sacarle la placenta, pero pasaba el tiempo y ésta no salía… En un momento se me acerca una abuela que estaba ahí calladita mirando todo y me dijo"me permite ayudarlo Doctorcito". Fue a la cocina de la gran casona, saca del cajón del aparador de dos cuerpos una cuchara inmensa, se la pone en la boca de la paciente hasta la garganta y ésta empieza a tener arcadas, y por la fuerza que hacía con el vientre, expulsa la placenta... y ahí sí, todos felices“. Dice el Dr: “Eso no estaba en los libros, lo aprendí ahí y no me olvidé nunca. Ahora solo hago Pediatría y ya no asisto a los partos".

 

El relato de esta vivencia le valió el primer premio en el concurso sobre Anécdotas de médicos rurales, que en el año 1983 organizara la Fundación Gibré, en Buenos Aires. Para su entrega Lisi fue convocado a un acto para el día del médico en la biblioteca de la Editorial “EL ATENEO” y lo más emocionante es que ese importante galardón lo recibió de las propias manos del Dr. RENE FAVALORO.

 

El Dr. Lisi quiso recordar también quien fuera, en aquellos tiempos, su gran amigo, el Sacerdote de la parroquia de Tacural, el Padre Scotto, quien con su auto (ya que él no disponía de medio de movilidad)lo llevaba hasta el Hospital de Niños de Santa Fe para que pudiera realizar las prácticas con el Doctor Orlando Alassia, mientras tanto su esposa y colaboradora, practicaba con la enfermeras, técnicas de venoclisis.

 

Su familia

Silvina y Gabriela son sus hijas, la primera médica alergista y la segunda fonoaudióloga. Silvina, que comparte la atención a los pacientes con su padre, contó sus sentimientos. "Fue muy emocionante, no me voy a olvidar nunca de este día. A los homenajes hay que hacerlos en vida y mi padre lo merecía, por tantos años ejerciendo la profesión, y por hacerlo como lo hace; él no solo ejerce la medicina, la vive, no puede estar sin trabajar y sin pensar en los chicos a los que día a día trata. Me siento muy orgullosa de él y de la familia que formó".


"Fue muy movilizante para todos y él, nuestro papá antes que nada. Pero la gente lo reconoce y lo quiere. Se lo ganó por vocación y por trabajo: su vida fue dedicada a la medicina. Nosotros lo acompañamos porque él vivió para su vocación, su familia y sus nietos. Nosotros tratamos de seguir sus pasos,aunque nunca lleguemos a ser como él", aseguró luego.


La dos hijas recordaron que "siempre vivimos su profesión a pleno. Nuestra niñez transcurrió en la sala de espera del consultorio, que estaba en nuestra propia casa. Los juguetes nuestros eran compartidos por sus pacientitos. Nosotros disfrutamos con mucha intensidad el tiempo que estaba con nosotros,que no era mucho porque él trabajaba hasta muy tarde (nunca volvía antes del las 22-23 hs). Su consultorio era parte de nuestra vida".


Gabriela, por su parte, señaló que eligió esa profesión "porque de alguna manera era estar cerca de lo que había vivido toda mi vida”. Sigo formando parte de este ambiente en el que crecimos. Era un tiempo en el que no había guardias y más de una vez tuvimos que bajar todas las cosas cuando estábamos apunto de salir de vacaciones porque llegaba un pacientito mal y había que atenderlo y cuidarlo. Lo tomábamos como algo normal".


También estuvieron presentes, conmovidas hasta las lágrimas, las colaboradoras inmediatas, su enfermera y secretaria, esta última Soledad, que de niña era paciente del doctor Lisi, reconoció con la voz entrecortada que "no tengo palabras para describir lo que vivimos, porque el doctor es un ejemplo a seguir en todo sentido, por los valores que tiene…. Gran persona, gran familia". Es el primero en llegar al consultorio y él último en irse por las noches, él abre la clínica los fines de semana cuando algún paciente así lo requiera, porque se comunica permanentemente con ellos siguiendo de cerca su evolución. SU VIDA ES COMPROMISO Y DEDICACIÓN, VOCACIÓN Y SERVICIO.

 

El Dr. MIGUEL OSCAR LISI ES UN EJEMPLO A SEGUIR PARA LAS  GENERACIONES FUTURAS

Como dijo el Dr. René Favaloro “En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales; entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad.”



Imágenes relacionadas

Homenaje Dr Lisi
HOMENAJE AL DR. MIGUEL LISI
HOMENAJE AL DR. MIGUEL LISI
HOMENAJE AL DR. MIGUEL LISI
HOMENAJE AL DR. MIGUEL LISI